Tan sólo mirando hacia arriba podremos andar por este mundo sin tropezar.

jueves, 18 de octubre de 2007

Ve, y como creiste, te sea hecho

Mateo 8:13

"Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creiste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora"

Os recomiendo encarecidamente que leáis el encuentro de Jesús con el centurión. Las actitudes y reacciones de ambos son maravillosas. Del relato me he quedado con esta idea: como creiste, te sea hecho. Me preocupa la idea de que no estemos disfrutando las bendiciones del Señor simplemente porque no las pedimos o porque no creemos que las vayamos a recibir. Esto creo que tiene mucho que ver con el uso raquitico que hacemos de la oración. Hoy me quiero mentalizar y os quiero animar a que seamos obsesivos en la oración y tengamos plena seguridad de que recibiremos la bendicion que necesitamos. El Espíritu clama por nosotros con gemidos indecibles y nos enseñará a pedir lo que sea conforme a la voluntad de Dios. Como dice un buen amigo nuestro: "el tamaño de nuestras metas, muestra el tamaño de nuestro Dios". Tenemos un Dios más grande de lo que podemos comprender o abarcar, no lo encerremos en nuestro entendimiento humano. Amen.

Un abrazo y feliz día,

Roberto.